Ayudas al Diagnóstico en Osteopatía (parte III)

El sacro como lesión adaptativa nos dirige a la lesión llave

No hablaremos aquí de las lesiones llave del sacro, debidas a un choque directo o un parto difícil: sacro bajo, sacro post partum; esto ya ha sido descrito muchas veces, asi como su forma de diagnóstico y tratamiento.
Sólo consideraremos aquí el sacro como zona de escucha de las fascias del cuerpo, estructura a partir de la cual los tejidos del cuerpo pueden llevarnos a otras lesiones llave.

Para acercarnos a la causa de esta disfunción, podemos proceder de la manera siguiente:

1. – La base del sacro se inclina lateralmente hacia un lado u otro.

En torno a un eje anteroposterior que pasa a la altura de S2.
En tal caso, con una mano aún deslizada por debajo del sacro, proceder de la manera siguiente:

  • Primero, poner la otra mano en el fémur hacia el cual bascula el sacro y sentir si esta mano está atraída hacia abajo. En caso afirmativo, pensar en un problema de la rodilla o, más frecuentemente, del tobillo.
  • Si el fémur tira hacia arriba, poner la misma mano en el ilíaco hacia el cual bascula el sacro y sentir si el ilíaco y el sacro están atraídos el uno hacia el otro. Si la respuesta es positiva estamos ante una lesión llave o adaptativa de esta articulación sacroilíaca.
  • Si el fémur va hacia arriba y el ilíaco bascula hacia él, se trata de una lesión coxofemoral.
  • Si no observamos una disfunción esquelética en el miembro inferior o en la articulación sacroilíaca en el lado hacia el cual bascula el sacro, poner la yema de los dedos de la mano libre por debajo de L5 en el lado opuesto al lado hacia el cual bascula el sacro (lado alto de la base sacral).
    Sentir si este lado de L5 tira hacia abajo (cuando del mismo lado S1 tira hacia arriba). En caso afirmativo, pensar en una lesión del sacro-L5.
    Podemos notar algo similar en el caso de un problema L4-L5.

2.- El movimiento del sacro es anormal.

Pero no notamos ninguna anomalía osteofascial. Entonces ahora podemos proceder a un examen visceral en dos fases:

  • Con una mano aún deslizada por debajo del sacro, ponemos la otra mano bien estirada transversalmente en el ombligo. Se percibe si las dos manos están atraídas la una hacia la otra, si en la mano que está por debajo del sacro se siente una respuesta de los tejidos.
    Esto casi simpre nos indica un problema digestivo, tirando los tejidos hacia la zona en lesión.
  • Si el test anterior es negativo, con una mano por debajo del sacro, ponemos la otra mano transversalmente justo arriba del pubis. Si hay una respuesta, pensar en un problema situado en la pelvis menor, en particular en un problema de útero en la mujer o de próstata en el hombre, o también un problema de vejiga o de recto, en el hombre o en la mujer.

3.- El sacro gira en torno a un eje vertical.

Un eje que pase por su centro.
La mano deslizada por debajo del sacro tiene la sensación de que un lateral del sacro avanza ventralmente mientras que el otro retrocede dorsalmente.
En este caso, pensar en la posibilidad de un problema craneal: el occipital gira en torno a un eje vertical (por ejemplo en caso de “strain lateral”) y el movimiento se transmite por la duramadre al sacro que efectúa el mismo movimiento. Habrá que investigar el cráneo en general.

4.- El sacro está en flexión o en extensión.

Alrededor de un eje transversal que pasa por S2.
Las causas pueden ser múltiples:

  • Fundamentalmente se trata de problemas locales.
  • Aunque a veces, es consecuencia de un problema situado más arriba, en particular craneal.
  • Aunque infrecuente, también existe otra posibilidad, que hay que conocer. Si encontramos un sacro bloqueado en extensión, sobre todo si observamos lo mismo en las distintas consultas sucesivas, pensar que eso puede ser la manifestación sacra de una lesión de la base del cráneo (occipital en extensión) a raíz de un parto difícil. Basta con examinar el cráneo para confirmar nuestra primera impresión. Hay que hacer notar que, en el adulto, es más fácil observar este tipo de problemas en el sacro que en la base del cráneo.
    Además, podemos notar que estos sujetos a menudo tienen problemas relacionales y comportamentales, lo que a nosotros, osteópatas, no nos sorprende en absoluto y sólo confirma una vez más el valor del concepto osteopático y de los trabajos de W.G. Sutherland, R. Becker, V. Frymann, etc.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s